Vitaminas para los pulmones

Vitaminas para los pulmones

Los pulmones es uno de los órganos vitales para el buen funcionamiento del aparato respiratorio y para conservar la salud integral de las personas. Hay una clasificación de las vitaminas que pueden fortalecer su salud y sostenerlos siempre y en toda circunstancia saludables. ¿Deseas saber cuáles son?

La vitamina C
Esta vitamina es extensamente famosa por resguardar al organismo de infecciones virales como la gripe y otras que aquejan al aparato respiratorio. Asimismo se conoce por acrecentar el nivel del sistema inmunológico en escaso tiempo y hacerlo más resistente a los virus y a las bacterias.

El consumo de vitamina C puede robustecer los pulmones y los bronquios y además de esto contribuye a limpiarlos.

Consumir esta vitamina, bien sea en cápsulas o bien en comestibles naturales, puede asistir asimismo a que la personas dejen el hábito del cigarro. Se ha probado a nivel científico que al consumir una buena dosis de esta vitamina, la ansiedad por fumar se va a ver reducida.

Aquellas personas que han sido fumadoras hallan en esta vitamina una genial forma de adecentar sus pulmones y bronquios de los restos de nicotina.

Comestibles con alto contenido de vitamina C
Si quieres puedes tomar vitamina C en comprimidos. No obstante, si eres de las personas que optan por aprovechar lo natural, hay frutas que pueden darte una alta dosis de esta vitamina.

Las frutas más recomendadas son: El limón, el kiwi, el pomelo, la piña, la mandarina, la naranja y las fresas.

La vitamina liposoluble de tipo E
Generalmente, es famosa por ser ventajosa para la piel y el pelo, sin embargo, la vitamina liposoluble de tipo E es muy eficaz para la prevención de tumores cancerígenos en los pulmones. Sobre todo en aquellas personas que han sido fumadoras.

La eficiencia de la vitamina liposoluble de tipo E en la prevención de las enfermedades pulmonares y bronquiales se debe a que es un potente antioxidante. Asimismo da ácidos grasos que resultan esenciales para conservar la salud de estos órganos.

Comestibles con alto contenido de vitamina liposoluble de tipo E.
Múltiples comestibles naturales son una enorme fuente de esta vitamina. Para robustecer tus pulmones intenta consumir: Lechuga y vegetales verdes por lo general, cereales como el arroz, la soja, el coco, la yema de huevo, el cacahuate y el brócoli. El pan integral asimismo contiene una dosis significativa de esta vitamina.

La vitamina liposolubre A
Cuando no se consume una cantidad suficiente de esta vitamina, el organismo es más propenso a padecer enfermedades del aparato respiratorio.

El beta caroteno, es un componente rebosante de la vitamina liposoluble de tipo A y tiene el poder de regenerar células y robustecer el sistema inmune del organismo. Previene de forma muy eficaz el cáncer y las infecciones respiratorias como constipados y bronquitis.

Comestibles con alto contenido de vitamina liposolubre A.
Afortunadamente, son muchos los comestibles naturales que poseen vitamina liposoluble de tipo A en grandes cantidades. Entre ellos, el durazno, la calabaza, el mango, el tomate, la zanahoria, la sandía, la acelga, el brócoli, la ciruela y la leche.

La vitamina B9
Mejor famosa como ácido fólico está indicada para la buena salud de los pulmones y de los bronquios aun desde los primeros meses de gestación.

Probablemente, vas a saber que las mujeres embarazadas deben consumir esta vitamina habitualmente. Esto es por el hecho de que el ácido fólico robustece estos órganos con mucha eficiencia.

En este sentido, se debe consumir a lo largo de toda la vida y más si se quiere conservar la buena salud de los bronquios y pulmones. Sobre todo, aquellos que han sufrido enfermedades respiratorias o bien son supervivientes del cáncer.

Comestibles con alto contenido de vitamina B9.
Si no quieres tomar suplementos puede consumir los próximos comestibles naturales para acrecentar el nivel de ácido fólico en tu organismo: Las pasas, el ajo, la soja, la zanahoria, las nueces y frutos secos generalmente, la cebolla, el aguacate, la calabaza, las fresas, y el limón.

Asimismo se halla presente en los cereales, la leche, los granos como los frijoles y las lentejas. Asimismo en ciertas carnes blancas y en los peces.

Consejos para fortalecer la salud de los pulmones y los bronquios
Ya has conocido cuales son las vitaminas que pueden asistirte a sostener tus pulmones y bronquios sanos y fuertes. Aconsejamos el consumo de estas vitaminas bien sea en forma de suplementos o bien comestibles de forma regular para poder ver efectos.

Recomendaciones

Los próximos son una serie de consejos efectivos para prosperar la salud de tus pulmones:

  • Consume linaza o bien semillas de lino: Estudios recientes han probado la eficiencia de estos comestibles para arreglar cualquier daño de estos órganos.
  • Toma jengibre: Por su efecto antinflamatorio y antimicrobiano es muy eficaz para quitar toxinas o bien agentes perjudiciales de las vías respiratorias.
  • Consume suficiente agua: Muchos inconvenientes bronquiales y pulmonares se deben a que no se consume la suficiente cantidad de agua. Esto causa que la mucosidad de quede pegada a los pulmones y se produzcan diferentes afecciones. Intenta sostener la hidratación.
  • Evita el consumo de sal en exceso: Un alto consumo de sal puede llegar a inflamar a los pulmones. Además de esto, causa la retención de líquidos y puede llegar a estrechar las vías respiratorias impidiendo el paso libre de aire. Regula las porciones de sal de tus comestibles.
  • No consumas grasas sobresaturadas en exceso: Las grasas sobresaturadas hacen un enorme daño a los pulmones y a los bronquios. Los productos lácteos están desaconsejados puesto aumentan el espesor de la mucosidad y hacen que esta se pegue de los pulmones y se dificulte la respiración.
  • Evita el tabaco y el humo: Esta es una recomendación que seguro ya has visto miles y miles de veces, no obstante, siempre y en toda circunstancia es bueno rememorar cuan perjudicial resulta el cigarro para la salud. Los pulmones se ven de manera directa perjudicados bien sea por el acto de fumar o bien por solo respirar el humo.