Vitaminas para recién nacidos

Vitaminas para recién nacidos

Todos y cada uno de los lactantes deben percibir suplementos de vitamina liposoluble de tipo K en el periodo neonatal inmediato, puesto que, como comentábamos, la vitamina liposoluble K prácticamente no es capaz de atravesar la placenta y su contenido en el calostro y en la leche madura es bajo, incluso cuando la ingesta de vitamina liposoluble de tipo K en la madre sea conveniente.

Su objeto es prevenir la enfermedad hemorrágica del recién nacido, cuyo peligro es mayor en los recién nacidos con alguna enfermedad que condicione mala absorción de grasas, como fibrosis quística o bien atresia biliar.

Desde los seis meses del bebé, los suplementos vitaminicos cambian.

Sumplementos vitamínicos para el bebé de 6 meses

Desde los seis meses el bebé aumenta sus requerimientos de minerales y vitaminas, con lo que no pueden ser cubiertos solamente por la leche materna, mas no es preciso darlos en suplementos sino han de ser proporcionados por comestibles complementarios.

Para asegurar el aporte en calcio tan preciso para el bebé y la capacitación de los huesos entre otras muchas cosas. La dieta del bebé debe incluir lácteos como youghourt y otros productos lácteos, ricos en calcio.

Para asegurar el aporte de hierro deben incluirse en la dieta de l bebé carnes, ricas en hierro y en cinc, como los cereales enriquecidos con hierro y frutas con alto contenido en vitamina C, en tanto que esta vitamina aumenta la biodisponibilidad de hierro desde la dieta y tiene también relevancia como antioxidante y en la síntesis de neurotransmisores.

Solamente cuando el contenido en flúor del agua es inferior a 0,3 mg/L se aconseja regentar suplementos de flúor (0,25 mg/día) desde los seis meses de edad.